Skip to content

Perfil docente y “segunda formación inicial”

12/12/2013

El Consell Escolar de Catalunya, a través de su entorno de participación en línea CONSESCAT,  convocó a una jornada de reflexión sobre el tema “Juventud y educación en la era de la globalización”. Fue la XXIII edición que, luego de un par de meses de debate en torno a cuatro temas: “El sistema educativo ante los retos de la globalización”, “Cultura y expectativas de los jóvenes de hoy”, “La función docente en la era de la globalización” y “Educación del futuro y futuro de la educación”, culminó con una jornada presencial realizada el 9 de noviembre en dependencias de la Universidad de Lleida.

La edición del año pasado tuvo por título “El impacto y la contribución de las tecnologías digitales en la educación”. El contenido de todos los debates en línea y las participaciones en las dos jornadas presenciales pueden ser leídas en la plataforma CONSESCAT.

Tuve el placer de participar en este rico proceso de intercambio y producción colectiva. Fue entonces cuando pensé algunas ideas sobre la construcción de nuestro perfil profesional como docentes y su relación con la transformación del sistema educativo, y que reproduzco a continuación.

educacion ventana abierta
1. Segunda formación inicial

Una transformación efectiva (no cosmética) del sistema educativo creo que solo será posible si se modifica en profundidad el perfil profesional de los docente, a través de lo que denominaré una “segunda formación inicial“. Este aparente oxímoron –obviamente si es segunda ya dejaría de ser inicial– se resuelve cuando pensamos en los profundos y acelerados cambios sociales, culturales y tecnológicas producidos en los últimos años, los cuales reclaman  un perfil profesional muy alejado del que hoy poseemos la mayoría de los docentes. Creo que no sería exagerado referirnos al ejercicio de otra profesión, muy diferente de la que ejercemos en la actualidad.

Una segunda formación inicial generalizada permitiría la reconversión del profesorado que aún vive en un “contexto analógico”, que defiende su “zona de confort” académica, y que considera a sus alumnos tabulas rasas dispuestas a recibir un conocimiento que sólo ellos poseen. En relación a esto último, parece claro que el alumnado, especialmente los adolescentes de secundaria y bachillerato, no suelen estar muy dispuestos a ocupar esta posición, poniendo  de manifiesto su resistencia a este orden de cosas, desde una actitud en general poco reflexiva, a través de su pasividad, falta de interés, o incluso con actitudes disruptivas en la convivencia escolar.

Ante esta compleja realidad, el pronóstico suele ser motivacional y tecnológico: es necesario contar con docentes más dinámicos y participativos que sepan conectar con esta nueva generación de “nativos digitales”. Sin embargo, creo que esto no es suficiente. Además de adquirir competencias tecnológicas, aprender a utilizarlas en clase, buscar recursos motivacionales y desarrollar una actitud empática con los alumnos, parece necesario que esta segunda formación inicial redefina el sentido mismo de la función docente en el contexto de la construcción de un nuevo paradigma educativo.


2. Ejemplos de nuevas experiencias y competencias

La capacidad de promover aprendizajes servicio, o la llamada educación expandida, podrían ser dos propuestas –entre muchas otras– de competencias a desarrollar en este nuevo perfil docente. Ejemplos de prácticas docentes que procuran  muros porosos para nuestras aulas, que difuminan la frontera entre los aspectos formales e informales de los aprendizajes, en las cuales sus escenarios son cada vez más el de las prácticas sociales que se dan en el entorno inmediato: en el barrio, con las familias, más allá de las puertas de la escuela.

También en relación a las competencias de este nuevo perfil docente se puede mencionar la llamada curación de contenidos”. La adecuación de los aprendizajes a esta sociedad “líquida”, la cual está en transformación permanente, exige incorporar por parte de los alumnos la capacidad de recoger información, que por excesiva debe ser seleccionada, comprendida, reflexionada críticamente, compartida y recreada colaborativamente en nuevas producciones.


3. Espacios combinados de aprendizajes heterogéneos

Es posible que las transformaciones sociales que estamos viviendo acaben manifestándose en la creación y gestión de nuevos espacios físicos de aprendizaje, y la transformación de los ahora reconocidos institucionalmente, como las escuelas de primaria y los institutos de secundaria.

En los contextos formales o reglados actuales ya comienza a visualizarse una expansión creciente de los aprendizajes virtuales gracias a la difusión de las nuevas tecnologías de la comunicación y la participación en redes sociales y educativas. Desde esta tendencia hacia la globalización y la virtualidad de las conexiones, quizás el paso siguiente sea retornar a lo local, a las dinámicas de aprendizaje abiertas y ubicuas, en entornos reales e inmediatos.

Me gusta pensar en experiencias (1) –algunas ya concretadas–, en las que, por ejemplo, entidades barriales, como los centros cívicos, las asociaciones de vecinos, los locales de organizaciones no gubernamentales, empresas o clubes, bibliotecas y otras asociaciones culturales o reivindicativas, y por supuesto, las escuelas e institutos, se integren en espacios y actividades educativas compartidos. Pensemos, por ejemplo, en una posible integración física de un instituto con un centro cívico y una asociación de vecino, con el objeto de constituir una entidad educativa que necesariamente tendría que tener una dinámica institucional muy diferente de la que estamos acostumbrados en las escuelas tradicionales.

La perspectiva de que puedan emerger nuevas estructuras físicas e institucionales en el universo de la enseñanza, y que quizás sea posible una transformación de la institución escolar tradicional en espacios combinados en los que se desarrollen aprendizajes heterogéneos, también nos sugiere la necesidad de nuevos perfiles docentes que gestionen y lideren estos procesos.

4. Vías para un nuevo perfil docente: la normalización de lo excepcional

Dejando por un momento todas estas posibles previsiones, que muchos podrían considerar una suerte de “ciencia ficción educativa”, y regresando al mundo concreto y actual de nuestro trabajo en las aulas, podemos preguntarnos por las vías para construir este nuevo perfil, o por cómo debería ser esta segunda formación inicial.

Podemos estar tentados en hacer “borrón y cuenta nueva”, olvidarnos de las viejas prácticas y empezar desde cero. Para los que llevamos muchos años en la docencia, esta perspectiva no hace más que consolidar el sentimiento de que “ya no estamos para estos trotes”, y que, en todo caso, lo único que nos queda por hacer es ponernos a contar el tiempo que falta para la jubilación, y, hasta entonces, sobrevivir de la mejor manera posible haciendo lo que sabemos y que naturalmente es lo que siempre hicimos.

Sin embargo, de una forma un tanto paradójica, creo que la posibilidad real de construir ese nuevo perfil profesional está precisamente en la recuperación reflexiva y crítica de aquellos aspectos de nuestras viejas prácticas de siempre, redefiniéndolos dentro de un nuevo paradigma educativo. Recuperación que debe ser colectiva e institucional. La figura de este proceso de cambio se aproxima más a la de la metamorfosis que a la de la disrupción o a la del des-aprendizaje. Dos conceptos estos últimos muy en boga actualmente, pero que a mi juicio pueden ser eficaces para promover proyectos innovadores aislados, pero no para generar transformaciones colectivas del modelo.

Dentro del espacio educativo escolar ocurren experiencias de aprendizaje, promovidas tanto de manera individual por determinados docentes, o por la propia institución, incluso por el colectivo de padres y madres, o a través de las iniciativas espontáneas del alumnado, que muchas veces, desarrolladas en los intersticios que deja libre la educación reglada, permiten prefigurar rasgos propios de lo que sería un modelo educativo democrático, horizontal, participativo, lúdico, interdisciplinar, abierto y flexible.

Se trataría pues de recuperar estas experiencias, fortalecerlas y expandirlas, para que pasen de ser “recreos” excepcionalmente permitidos o tolerados, a consolidarse como rasgos propios de nuevas prácticas y de nuevos proyectos. Para ello es indispensable el acuerdo del profesorado y su compromiso para trabajar en ello cooperativamente. Quizás esto sea lo más difícil de conseguir; sin embargo, creo que es, sin lugar a dudas, el punto de partida.

(1) Recomiendo la lectura del libro “Educación expandida”, publicado por Zemos 98 y Juan Freire.


Entradas relacionadas:

Profesor/a novel (II)

Identidad docente: memoria, cooperación y tecnologías

Posibles maneras de comenzar el curso (I)

Modelos de práctica docente (1)

Elogio de la Metamorfosis

Intersticios


© Alejandro Sarbach Ferriol (2013). Está prohibida la duplicación no autorizada de este material, salvo permiso expreso del autor de este blog. Está permitido el uso de extractos y enlaces, siempre que se mencionen los créditos completos de la fuente (Nombre del autor y del blog, y la dirección adecuada del contenido original).

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. Jordi Rodon permalink
    12/12/2013 19:22

    Gracias por el post Alejandro, andamos necesitados de liderazgos y el tuyo es potente. Un abrazo

  2. 26/01/2014 23:51

    Excelente propuesta!!!, Considero que tus articulos estimulan hacer cada dia mejor.. por ello te describo brevemente mi reflexion… Actualmente necesitamos dejar nuestros paradigmas antiguos y dar un giro a nuestra formacion educativa. Por ello, dentro de nuestra institucion estamos haciendo un aula interactiva, libre, abierta. a nuesvas propuesta, donde se fusione el conocimiento academico, con las experiencias vivenciales,

    • 27/01/2014 11:07

      Gracias. Me gustaría tener más información sobre la institución a la que te refieres en tu comentario. Un saludo.

  3. 27/01/2014 0:10

    Excelente articulo prof!!!! es necesario este cambio de paradigma.

  4. 11/02/2014 22:27

    Le felicito Alejandro por su Blog y articulo, saludos desde Mexico

  5. 13/02/2014 16:49

    Otra que quiere felicitarle por su blog. No hay que dejar de lado la educación y sus métodos. Pero como has dicho, se necesita la colaboración de docentes, padres y alumnos para que esto pueda ser llevado a cabo ¿Quizá algún día?

Trackbacks

  1. Perfil docente y “segunda formació...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: