Skip to content

Haciendo del defecto virtud

13/06/2012


Éste ha sido para mí un curso especialmente accidentado. Durante el primer trimestre, luego de recorrer un sinfín de consultas médicas, finalmente me diagnosticaron “encefalomielitis miálgica”, una afección que se la conoce por un nombre más sencillo y descriptivo: “fatiga crónica”. En realidad, se trata de una “no-enfermedad”, pues se identifica sólo por sus síntomas –prolongados estados de fatiga no justificados por el grado de esfuerzo físicos realizado, que llegan a reducir la capacidad física y cognitiva en más del cincuenta por ciento– y luego de descartar todas las enfermedades conocidas que puedan tener una sintomatología parecida. Al desconocerse su etiología –parece que sólo hay hipótesis o vías de investigación recientes– tampoco existe tratamiento eficaz alguno. Únicamente queda aprender a gestionar adecuadamente el gasto de energía y reconocer de manera positiva las limitaciones que esta afección comporta, para no hacer aquello que no se está en condiciones de hacer, pero tampoco dejar de hacer lo que sí se puede hacer.

En mi caso particular, luego de casi un año de aprendizaje relacionado con esta situación –la cual no era totalmente nueva, puesto que desde hacía tiempo sabía que algo me pasaba, y el diagnóstico psiquiátrico de “depresión” que me habían señalado hasta ese momento no me acababa de satisfacer– terminé por asumir dos hechos como inevitables: primero, que luego de veintiocho años de docencia, la energía exigida por esta profesión no podía ser entregada por mí, al menos como lo había hecho cuando era más joven y cuando esta afección que ahora padezco aún no se me había declarado; y segundo, y en un sentido claramente positivo, sentía que los límites impuestos por mi cuerpo y por mi mente me obligaban a adoptar un ritmo lento.

Esto último quizás haya sido lo más importante. Me di cuenta que esto del “ritmo lento” no era una adaptación a una situación deficitaria, sino más bien todo lo contrario: debía re-aprender una forma más humana y gratificante de trabajar y de relacionarme con los demás. Esto implicaba muchas cosas: desde vivir con mayor intensidad las experiencias presentes, por pequeñas y aparentemente irrelevantes que fuesen, hasta encontrarme mejor dispuesto para escuchar a los demás y empatizar con sus circunstancias. Todo esto me llevó a vivir una experiencia paradójica, que posiblemente sea la que ahora más me cueste sobrellevar: sentirme en mejores condiciones y con mayor sabiduría práctica para realizar mi trabajo docente, justo cuando mi capacidad física y mis energías se encuentran mermadas para realizarlo. Situación que he encausado mediante el intento de convertir las limitaciones en posibilidades, es decir haciendo, como se suele decir, del defecto virtud.

Por fortuna, de todo esto los estudiantes se han dado cuenta; y debo decir, haciendo honor a la mayor de las verdades y sin un ápice de sentimentalismo ficticio, que el elemento principal que me ha permitido re-aprender la gestión de mis nuevas circunstancias –y no digo reconducir, ni asumir, ni adaptarme…, digo re-aprender– ha sido la comprensión y una continua devolución emocional positiva por parte de mis alumnos.

Esta introducción que ahora hago a la presente entrada, la siento necesaria para explicar varias cosas, como por ejemplo la reducción drástica del ritmo de publicación en este blog, el pasar de tener una presencia bastante activa en la red a mostrarme más receptivo o silencioso, o el declinar algunas interesantes propuestas de participación en foros o intercambios. Debo decir que todo esto en ningún caso fue muestra de desinterés, sino más bien por el contrario fue consecuencia de aplicar aquel “ritmo lento” del que hablaba, y que, con el paso del tiempo, se fue convirtiendo en una manera diferente de entender la inmersión en el uso de las nuevas tecnologías y en el mundo digital en general, vivida durante estos últimos años diría de manera excesivamente vertiginosa, por no decir casi frenética. Aunque dicho así me resulte divertido, considero que la “fatiga crónica” también me está sirviendo para esto.

Una consecuencia directa, y considero para nada afortunada, fueron las bajas laborales. Mi presencia en el centro se vio muy reducida, viéndome obligado a ser sustituido por otras profesoras en dos ocasiones, durante el primer trimestre y ahora durante el tercero. Esta circunstancia a quienes quizás afectó en mayor medida fue a los alumnos de segundo de bachillerato. La historia de la filosofía no suele ser una asignatura fácil, con el agravante de que, por tratarse de una asignatura común, entra en las pruebas de acceso a la universidad para todas las modalidades. En concreto, un autor de los cinco establecidos para la prueba de filosofía, Frederick Nietzsche, llegados ya a la finalización del curso quedó sin ser trabajado. Considero que no es poco, puesto que en realidad significa casi un veinte por ciento de la asignatura que ha quedado sin desarrollar.

Desde el primer trimestre retomé una experiencia que ya había realizado en un curso anterior: abrir un grupo en Facebook, al que le puse de nombre “Filo de segundo” e invité a todos los alumnos de segundo de bachillerato a formar parte de manera totalmente voluntaria. El objetivo de este grupo era contar con una extensión virtual de la clase presencial, donde se pudiera intercambiar puntos de vistas, dudas, inquietudes, propuestas, que dentro de los límites espacio-temporales del aula no siempre se pueden contener. A esto, y considero que de manera fundamental tal como pude verificarlo durante la experiencia, se sumó un efecto dinamizador y motivador importante. La presencia de los alumnos en esta red social ha sido constante, y la dinámica de la asignatura al integrarse en ella se ha vuelto más horizontal y participativa de lo que suele ser en las clases normales.

Luego de finalizadas las clases de segundo y los exámenes del tercer trimestre, comenzó el repaso para las PAU. Durante estos días de repaso, y con el objetivo de compensar las carencias que resultaron de un curso tan accidentado, se me ocurrió que podía utilizar el grupo de Facebook para solventar esta situación. Para ello, en la sala de mi casa y de una manera totalmente artesanal, con la webcam de mi ordenador portátil me puse a grabar las clases sobre Nietzsche, el autor que había quedado sin explicar. Para ello seguí los siguientes pasos:

  1. Escribí un guión (que queda aquí enlazado por si os interesa echarle un  vistazo)
  2. Siguiendo este guión confeccioné una presentación con Power Point.
  3. Grabé algunas secuencias de mis explicaciones con el programa de la webcam, en las cuales aparecía mi imagen en la pantalla completa.
  4. En otras explicaciones lo hice con el programa Screencast que permite grabar lo que hay en la pantalla del ordenador (en este caso las correspondientes diapositivas del power point), y reproduce en un recuadro pequeño en el ángulo inferior derecho mi imagen capturada por la webcamp.
  5. Para las imágenes de la presentación en las que no quería que apareciera mi imagen, directamente guardé la diapositiva correspondiente en formato jpg, y grabé la explicación con el programa de grabación de sonido que viene de serie en todos los ordenadores equipados con Windows.
  6. Finalmente, utilizando el programa Windows Movie Maker (que también viene de serie con Windows), fui montando el vídeo mediante el sencillo sistema de arrastrar y soltar todos los archivos de vídeo, audio e imagen.

[Si alguien me lo pide quizás podría hacer un tutorial sobre cómo montar todo esto, y así practico 😉 ]

El resultado fue el siguiente:





A continuación fui subiendo de manera fragmentada este material a Youtube, y luego lo fui colgando en el grupo “Filo de segundo” de Facebook. Aún no puedo evaluar el resultado, pero sí al menos puedo comentar algunas reflexiones que esta experiencia me ha sugerido; sobre todo a partir de la lectura que hice hace algunas semanas de una entrada en el blog Totem Guard en la que se comentaba el trabajo de la Khan Academy, organización sin ánimo de lucro fundada en 2006 por Salman Khan, un joven de origen bengalí, nacido en Nueva Orleans hace 35 años.

Días más tarde tuve la oportunidad de leer  en La Vanguardia un reportaje acerca de la Khan Academy que me hizo reflexionar sobre el significado que podía tener mi vídeo sobre Nietzsche, más allá de la solución de una deficiencia circunstancial. Inicialmente no le había dado más valor que el que podía tener la grabación de una o varias clases magistrales sobre un autor con la finalidad de ofrecer a los estudiantes un material que, de cara a preparar las pruebas de acceso, compensaran las clases que no se pudieron hacer de manera presencial. ¿Desde el punto de vista didáctico, qué diferencia puede haber entre el carácter expositivo de una clase magistral realizada en el aula y esa misma clase, pero ahora auto-filmada por el propio docente?

En algún sentido, los reparos manifestados en el citado reportaje de La Vanguardia, por parte de Pablo Linares,  profesor del Instituto Ignacio Aldecoa de Getafe, y autor del blog Matemáticas en el instituto, no parecían carecer de fundamento. Según dice en el artículo, Linares escribió en un e-mail al periodista lo siguiente: “Khan Academy envuelve los contenidos en un formato más atractivo pero la metodología no varía mucho con lo que no creo que enganche de veras a los alumnos ni les ayude a tener una mayor comprensión”. “… se necesita un cambio más profundo que el de presentar las mismas cosas con diferentes formatos (vídeos, redes sociales, pizarras digitales). Las tecnologías son muy buenas pero hay que darles un uso apropiado y no deberían ser un fin en sí mismas sino un medio para potenciar el aprendizaje”

A pesar de todas estas observaciones que sin lugar a dudas comparto, también pensé que quizás mi rudimentaria y poco novedosa experiencia podía tener alguna relevancia, al menos en dos sentidos:

1. La información que un docente puede ofrecer en una clase magistral no siempre es desdeñable, resultando incluso a veces necesaria o imprescindible. El hecho de encapsular esta información en un formato audiovisual y ponerlo a disposición de los alumnos en un entorno no presencial, como puede ser un “google-site” o una red social como Facebook, tiene una  implicación práctica consistente en desplazar fuera del aula los aspectos más transmisivos de la asignatura, y reservar el espacio presencial de la clase para la experimentación, el trabajo colaborativo, la investigación, el debate o la reflexión.

2. En un orden no tan operativo sino más simbólico el hecho de poner el discurso del docente en un formato audiovisual lo convierte en un recurso más a disposición del alumno;  de alguna forma le autonomiza para gestionar dicho recurso como mejor le plazca, quitando poder a la autoridad presencial, aquella que obliga a escuchar en silencio, con independencia del deseo o la motivación del auditorio. Don Finkel en su libro “Dar clases con la boca cerrada” establece una diferencia muy curiosa entre la explicación directa realizado por un docente ante un grupo de alumnos, y ese mismo docente leyendo en voz alta (o pidiendo que lea algún estudiante) esa misma explicación escrita en un folio. Para Finkel este segundo caso sería un ejemplo de “dar clases con la boca cerrada”. De alguna forma, aunque pudiera ser más aburrido o menos seductor, la lectura de un material escrito está separando el contenido de su autor, y con ello permitiendo para  quien lo recibe una mayor autonomía. Se podría establecer una similitud entre el folio escrito de este ejemplo con la reproducción en vídeo de una clase magistral.

No es mi intención justificar las bondades de un recurso cuyas limitaciones están claras, y si tiene alguna ventaja ésta vendrá dada más por el contexto de su utilización que por sus características propias. Me parece evidente que mientras la publicación de unas clases en vídeo estén al servicio de la preparación de los estudiantes para conseguir la mejor nota posible en unas pruebas de acceso a la universidad todo lo que, como en este caso, es hijo del defecto, siempre lo seguirá siendo. Y volviendo a utilizar la máxima de antes, para que el defecto se convierta efectivamente en virtud habrá que modificar radicalmente el contexto de su utilización. Lo cual, aunque no me sienta muy capaz de realizar, al menos me permite reflexionar sobre ello.

Anuncios
20 comentarios leave one →
  1. 13/06/2012 16:07

    Un abrazo. Me ha encantado leerte, como siempre. Y yo también tendré que hacer de mi defecto, virtud. Ha sido un año desastroso con las nuevas dificultades y mi energía insuficiente.

    Gracias. Yolajb

  2. 13/06/2012 16:37

    Enhorabuena Alejandro, ¡cuánto buen trabajo, cuánta buena idea! No diría de ti que eres un ser fatigado, sino más bien lo contrario. ¡Ánimo!

  3. albertmoliner permalink
    13/06/2012 17:25

    ¡Ánimos Alejandro!
    ¿Fatigado tú? Yo tampoco lo diría: primero por la sapiencial intuición de hacer del defecto virtud y después por todo ese buen trabajo.

  4. Ivan Ricardo Garavito permalink
    13/06/2012 17:58

    Tuve la oportunidad de ser profesor de Filosofía hace algunos años, pero en mi país la profesión docente no está tan valorada como lo debería estar, por otra parte padece de un aletargamiento y desorden metodologico y teórico, producido por los cada vez peores resultados en las generaciones que van surgiendo, la lucha perdida de la docencia contra los medios de comunicación, las decisiones de los gobiernos en apoyar mas la guerra y las armas y no la educación.

    Tuve que dejar la docencia por ese cansancio que deja el sentir que no se esta haciendo casi nada… que todo el trabajo de un seminario de filosofía preparado con varios meses de anticipación es olvidado con sólo una emisión de un programa sensacionalista o con el martilleo de mensajes manipulados a diario por los noticieros…

    Como les prevenía a los estudiantes que iniciaban conmigo un curso… ” la verdad… angustia…”

    Pero esa angustia es pasajera… el defecto que tiene el super hombre es en el fondo su virtud.

    Estamos acostumbrados como los leones a decir “no”, estamos acostumbrados como la ciencia a diferenciar…

    Pero el “santo decir si” es una nueva forma de ver las cosas, no es negarlas, el super hombre se libera de la moral, pero no se vuelve in-moral. No se busca la diferencia entre las cosas, se busca su relación.

    No es buscar la diferencia con los demás, es darnos cuenta de la igualdad entre nosotros.

    Gracias por ese trabajo!!!

    Gracias por seguir diciendo si.

  5. 14/06/2012 0:37

    Estimado Alejandro
    Muchas gracias por seguir contribuyendo con tus reflexiones sobre la labor docente en el campo de la filosofía. Mucho más teniendo en cuenta las dificultades que mencionas, es un ejemplo de aprender a trabajar, a pesar de la adversidad.
    Saludos y ánimo para seguir adelante.

  6. 14/06/2012 14:42

    Apreciado Alejandro
    He leido tu entrada en el blog y me ha ayudado para pensar en ideas que sugieres muchas de ellas ya utilizadas por mi grupo en facebook https://www.facebook.com/groups/filoiespuig/ o bien grabaciones en el canal youtoube

    http://www.youtube.com/user/xalsina1 . Quizás de manera tan sistemática y organizada no haya conseguido tu resultado. Puedo decir que siento mucha solidaridad con tus palabras y empatizo mucho con lo que hablas puesto también he estado de baja en mi caso por depresión. Esa distancia de años de docencia y realidad docente se plantea en mi cada curso como algo más que aplicar nuevas tecnologias, nuevos quehaceres docentes, nueva didáctica , nuevos instrumentos pedagógicos. Mi experiencia en primero por ejemplo ha sido muy gratificante cuando he adoptado el papel de profesor gestor o administrador de contenidos y quehaceres con un análisis sobre las capacidades básicas de la filosofía como argumentar, trabajar con conceptos, crear mapas de ideas y esquemas , y exponer en un diálogo y debate los resultados de un trabajo cooperativo.
    Me gusta la idea que expones de hacer de un problema o un obstáculo ( que me parece en este momento más lo segundo que lo primero) una virtud. No se si conoces el libro de Paula Sibilia , La intimidad como espectáculo de fondo de cultura de México donde precisamente desarrolla el tema de las redes sociales y la virtualidad .

    Simplemente para finalizar desear no perder el contacto contigo y seguir tejiendo y destejiendo como el hilo de Ariadna un aprendizaje comprensivo, integrador, plural, humano y emocionalmente cercano.

    Un abrazo

    xavi

  7. María permalink
    15/06/2012 19:41

    Me encanta leerte, ojalá te hubiera conocido cuando fui profesora de filosofía. Hubiese servido mucho mejor a los intereses de mis alumnos.

    • 16/06/2012 10:39

      Gracias María por el elogio. Sinceramente no sé si lo merezco. En mi caso aquello que efectivamente creo que más me aproxima a las necesidades de mis alumnos es el intercambio y la escucha.
      Alejandro

  8. Cecilia Catuara permalink
    16/06/2012 1:43

    Te agradezco tu generosidad para compartir tus experiencias, aprovechas de una forma muy constructiva los avatares que la vida te presenta. Buena suerte!
    Saludos desde Tucumán, Argentina

    • 16/06/2012 10:42

      Gracias Cecilia. No todo es generosidad, también creo que necesito un poco de apoyo y reconocimiento. Mis saludos son desde Barcelona, te llegarán vía Venado Tuerto, Santa Fe, que es donde nací y vive mi familia.

  9. 16/06/2012 10:49

    Rafael, Yolanda y Albert. Os he dejado un mensaje en Twitter. Reitero aquí mi agradecimiento por vuestro apoyo. Sólo deciros que por suerte mi fatiga no me afecta “el alma”, y aunque más despacio, aquí sigo para compartir y aprender.

  10. 16/06/2012 17:32

    Alejandro,
    Interesantes reflexiones, sin duda. En algunas discreparía y en otras quisiera ir más allá.
    Pero como decía Pujol, “ahora no toca”. Seguro que ya encontraremos espacios de debate y conversación pedagógica en otra ocasión. Esta vez, simplemente te escribo para darte un abrazo fraterno y desearte lo mejor. Sursum corda!
    Boris

    • 18/06/2012 17:43

      Gracias Boris por el comentario. En cuanto al “ahora no toca”, no comprendo muy bien por qué lo dices: la finalidad de estas bitácoras que compartimos entre profesionales de la educación es precisamente debatir y aprender entre iguales, además de darnos apoyo emocional. De manera que me encantaría en algún momento saber de esas discrepancias y de esos deseos de ir más allá.
      😉
      Un abrazo
      Alejandro

  11. 19/06/2012 9:52

    Muchas gracias Alejandro por tu testimonio. No dudes que has sabido reconvertir tu cansancio en sabiduria. Yo también soy profesora de Historia de la Filosofía y tu experiencia me ha parecido un ejemplo a seguir. Tenemos que conseguir que la Filosofía y el pensamiento vuelvan a ser atractivas para la sociedad( empezando por nuestros alumnos y alumnas).¿Qué mejor manera que adapatarnos a los tiempos y utilizar los nuevos medios, las TICs?. Sigue así. Y , aunque tu lo estes pasando mal, quizas tu enfermedad haya sido una gran oportunidad.
    Un abrazo

  12. 02/07/2012 17:31

    Hola.

    Llego a tu blog por casualidad, a través de un comentario que dejaste hace tiempo en la web de Educacontic. Tu entrada me ha gustado mucho, tanto cómo explicas la situación que has vivido en este curso (yo también soy profe), como el “remedio” artesanal que has encontrado para ayudar a tus alumnos. Casi, casi, que deberías dejarnos un tutorial, porque es estupendo.
    Espero que te mejores y recargues fuerzas en verano. Un saludo.

    • 02/07/2012 19:13

      ¡Muchas gracias! Necesitaba ese empujoncito para el tutorial. En cuanto pueda me pongo. 😉

  13. Carmela permalink
    11/02/2013 21:17

    El participar en este concurso vale la pena por conocer blogs como el tuyo. Yo también tuve que hacer de un defecto virtud. tengo un problema auto inmune que me provoca un cansancio que me llevó a dosificar mis fuerzas para poder seguir adelante. Para sorpresa mía la calma el trabajar sin prisas pero sin pausa cuando me deja la situación es más positivo para mis alumnos. Es como si las prisas no existieran y buscamos el gusto por aprender. Puedo hacerlo en algunos campos soy profesora de apoyo en un programa de educación familiar en un Ayuntamiento donde tengo niños de todas las edades y cursos distintos, así que aplicando mi receta vamos a lo practico a lo que más necesitan y en lo que creo que puede ser más importante para ellos.
    Mi blog es http://talleresdecarmela.blogspot.com.es/
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: