Skip to content

A hombros de gigantes

27/12/2010



Hoy celebro el primer aniversario de este blog. Un día como hoy, hace justo un año, escribí su primera entrada. Esta que publico ahora es la número 66, y debo decir que, durante todos estos meses de bloguero principiante, he vivido una experiencia para mí muy importante por todo lo que de ella he aprendido. La tarea de poner en palabras pensamientos propios me llevó a reconocerlos, siendo que a veces ni siquiera sabía que allí estaban. Cuando estas ideas cobraron vida escrita me interpelaron y me llevaron a pensar otras nuevas. Aunque lo más importante fue que, en algunos casos, suscitaron aportaciones de muchísimo valor en quienes generosamente decidieron enriquecer el blog con sus comentarios (durante este tiempo se escribieron 320 comentarios). En un lugar que ahora no recuerdo leí que la vida de un blog depende de los comentarios, sin ellos seguramente sus días estarían contados. ¡Cuánto de cierto hay en esta afirmación! Quiero celebrar este cumpleaños con un especial agradecimiento a todos aquellos que le han dado vida con sus comentarios, y también a aquellos que desde el silencio (interrumpido de tanto en tanto por la estadística de lectores: 15.700 visitas durante todo el año), me hicieron sentir acompañado y dieron sentido a mi trabajo.

A hombros de gigantes”… Un joven aficionado al rock británico, que llegase desprevenido a esta bitácora, podría pensar que se trata de un homenaje al grupo británico Oasis, cuyo cuarto álbum, lanzado allá por el 2000, llevó por nombre Standing on the Shoulder of Giants. Este título se inspiró en las monedas de dos libras esterlinas, que en sus cantos llevan grabada esta frase en homenaje al célebre físico Isaac Newton. Efectivamente, hacia el año 1675, Newton la utilizó en una carta con el siguiente redactado: “Si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre los hombros de gigantes”, en clara referencia a científicos tan importantes como Copérnico, Galileo Galilei, Kepler o Descartes. Pero en realidad el origen de esta expresión, que hizo fortuna a lo largo de tantos siglos, se le suele atribuir al teólogo y filósofo Bernardo de Chartres, que vivió en el siglo XII. Parece ser que su frase completa fue: “Somos enanos a hombros de gigantes” El importante sociólogo de la ciencia, Robert Merton, creador de conceptos que terminaron convirtiéndose en auténticas categorías de análisis, tal como el de “profecía autocumplida”, o rastreador del término “serendipity” en su novela “Viaggi e avventure della Serendipity” , escribió durante sus últimos años de vida un libro dedicado en exclusiva al estudio del origen y la historia de la frase en cuestión.

“A hombros de gigantes” se puede interpretar como que no hay una nueva idea que no tenga otra detrás que la sostiene o que posibilita su formulación. O también: si se quiere avanzar es necesario aprovechar los pensamientos ya consolidados en el pasado. El primer significado es una constatación de cómo se da el progreso del pensamiento humano; el segundo, una recomendación para quienes intentan realizar su aportación personal. A mí me sugiere algunas reflexiones más. La versión más antigua, la de Bernardo, aquel monje del siglo XII, nos habla de nuestra baja estatura. Somos seres intelectualmente pequeños, pero no por ello incapaces de tener ideas nuevas. La condición para que esto ocurra podría ser justamente la humildad que nos lleva a reconocer que, como se suele decir, “la fiesta no comienza cuando nosotros llegamos”; que muchas de las cosas propuestas como novísimos hallazgos, detrás de un lenguaje más moderno o tecnologizado, esconden pensamientos o teorías ya formuladas desde hace tiempo.

Una vez realizado este ejercicio de humildad, ya plantados ante los gigantes de verdad, nos queda un par de posibilidades. Podemos permanecer a sus pies, escucharles desde la distancia y repetir alguna que otra frase que hayamos alcanzado a oír, eso sí declarando su fuente para mostrar un aparente dominio. En mi país y en mi época aún analógica, a esto le llamábamos tener “cultura de solapa” (en referencia al pliegue de la portada de los libros donde se resume su contenido); o, simplemente, “tocar de oído” (por lo de ser capaces de interpretar una canción sin tener ni idea de teoría musical). En este presente digitalizado que vivimos, las cosas se han puesto mucho más fácil: con sólo conocer el nombre de nuestros gigantes y ponerlos en Google o en la Wikipedia, ya tenemos material suficiente como para escribir interesantes artículo; sólo basta tener algo de gracia y no cometer errores de ortografía.

Otra alternativa puede ser armarse de coraje y emprender el ascenso, hasta alcanzar los hombros de algún gigante que en su momento nos atrajo especialmente. Muchas veces las solapas de los libros o las entradas de Google o la Wikipedia pueden también entusiasmarnos; la cuestión estará entonces en acumular la suficiente energía como para iniciar la empresa. Los profesores de secundaria tenemos una dificultad añadida: la lectura de los libros de texto y la aparente poca exigencia de nuestros interlocutores funciona como un lastre que nos sujeta y nos impide iniciar dicho ascenso. (Por ello a veces se me ocurre pensar que la máxima aspiración de un profesor de secundaria es con frecuencia llegar a ser el mejor alumno de bachillerato). Para liberarse de este lastre, el modelo del “maestro artesano” propuesto en entradas anteriores, puede ser una vía posible. Ya no se trata de acometer un viaje hacia la erudición, realizando un esfuerzo de aprendizaje que resulta sobrado para las demandas que nuestro entorno profesional nos exige, sino más bien la de realizar un trabajo compartido, a través del cual tanto el docente como sus aprendices -lógicamente que en la medida y posibilidades de cada uno- intentan encaramarse sobre los gigantes elegidos.

Supongamos que, después de un trabajo compartido o en solitario, hemos llegado a sentarnos cómodamente sobre los hombros de algún autor imprescindible. Desde aquí arriba podemos conformarnos con disfrutar de la familiaridad confortable que el conocimiento de su discurso nos otorga, ser un buen conocedor de su obra y, por tanto, también un buen divulgador de su contenido, lo cual no es poco. Pero también es posible aprovecharnos de esta altura privilegiada para intentar mirar hacia adelante. Seguramente que nuestra mirada no podrá ir mucho más lejos que la del gigante en cuestión; pero lo absolutamente seguro es que también nuestra mirada, aunque más corta, no será nunca igual que la suya.

Volviendo a la celebración del aniversario de este blog, durante todo este año su escritura me ha aportado más cosas que se agregan a las ya dichas con anterioridad: si bien seguramente no me ha permitido llegar hasta los hombros de ningún gigante, sí que me ha llevado a acercarme a algunos de ellos; también a darme cuenta que mucho de lo que estaba comentando ya había sido dicho y con mayor maestría, también a sentirme con ganas de iniciar nuevos ascensos o retomar algunos abandonados hace tiempo; y, si fuera posible, a procurar compartirlos con mis alumnos, que son los que realmente me regalan la energía y el entusiasmo para realizarlos. No necesito pedirles que me acompañen, creo que sólo debo estar dispuesto a ser yo quien les acompañe a ellos.

No hace mucho finalicé la lectura de dos libros, lo cual seguramente se ha notado en mis últimas entradas: El artesano de Richard Sennett y Dar clase con la boca cerrada de Donald Finkel. Ha sido una conjunción fortuita, y también afortunada. Dos obras, aparentemente sin demasiada conexión entre sí, combinaron sus ideas y también sus propias fuentes bibliográficas, para suscitarme un sinfín de reflexiones nuevas. También me hicieron pensar que en realidad nunca subimos a hombros de un gigante sólo, sino que lo que en realidad hacemos es ascender por complejas escaleras humanas, como  esas maravillosas construcciones humanas que son los castells, tan propios de la cultura y las tradiciones catalanas. Escaleras, o como dice Aida Ibars “andamios”, formados no sólo por gigantes sino también por los maestros que tuvimos, los profesores con los que compartimos el trabajo, y los alumnos que no dejan de enseñarnos cosas.

Hice la sencilla tarea de poner en paralelo las referencias bibliográficas de los dos libros mencionados, y para mi sorpresa me encontré con una zona de intersección que me devolvía una lista breve, muy familiar en algunos casos, pero muy atractiva como posible caminos para ascender. Hago propia esta relación de obras, y me atrevo a sugerirla, sobre todo a aquellos aprendices que se están formando para un día trabajar como docentes, o que ya lo son y que, como yo, tienen la necesidad, en medio de esta vorágine de novedades tecnológicas y didácticas hipermodernas, de regresar a nuestros viejos gigantes de siempre. Helos aquí:

PLATÓN [–428 a –347], Diálogos: Menón, Fedro, Banquete, Apología de Sócrates. Madrid: Biblioteca Clásica de Gredos.

ROUSSEAU, JEAN-JACQUES (1762), Emilio o de la educación, Madrid: EDAF

DEWEY, JOHN (1916), Democracia y educación. Una introducción a la filosofía de la educación. Madrid: Morata.

PIAGET, JEAN (1966), La psicología de la inteligencia, Barcelona: Crítica

FREIRE, PAULO (1968), Pedagogía del oprimido, Madrid: Siglo XXI

ILLICH, IVÁN (1970), La sociedad desescolarizada, Barcelona: Barral.

FINKEL, DONALD (2000) Dar clases con la boca cerrada, Universitat de València

SENNETT, RICHARD (2008), El artesano, Barcelona: Anagrama.

Sería maravilloso que los lectores de esta entrada se animaran a dejar la referencia de al menos uno de sus gigantes favoritos en un comentario. Para este blog y para mí sería su mejor regalo de cumpleaños.

Mis mejores deseos para este próximo año nuevo.

Anuncios
37 comentarios leave one →
  1. 27/12/2010 13:04

    RANCIERE, JACQUES (2002), El Maestro Ignorante, Barcelona: Editorial Alertes.

    PENNAC, DANIEL (2008), Mal de escuela, Barcelona: Mondadori.

    WEINBERGER, DAVID (2008), Everything is Miscellaneous, New York: Holt Paperbacks.
    Felicidades, Alejandro. No me acuerdo el dia que descubrí este blog, hace quizás medio año … Desde entonces lo sigo, y nunca me defraudas 😉

    Te dejo algunos de esas lecturas que de alguna manera me impactaron este año que ya nos abandona:

    BARICCO, ALESSANDRO (2009), Los Bárbaros, Ensayo sobre la mutación, Barcelona: Anagrama.

    MICHÉA, JEAN-CLAUDE (2009),La escuela de la Ignarancia, Madrid: Ediciones Acuarela y Machado.

    ALBOM, MITCH (2007), Martes con mi viejo profesor, Madrid: Maeba Ediciones.

    Mis mejores deseos para el 2011 para ti y tus lectores!!

  2. 27/12/2010 13:07

    Es evidente que se me movió el comentario inicial al medio. Este ratón que se me revela ;-(

  3. 27/12/2010 13:19

    Lo primero, enhorabuena por este primer aniversario, nos has regalado muy buenos momento de disfrute leyéndote. Creo que en cierto modo hemos tenido una experiencia paralela, para mí ha sido un año muy intenso, difícil, pero interesantísimo, incluyendo haber conocido en la web gente como tú. Recuerdo perfectamente el primer enlace de tu blog a un post en el mío, lo que me sirvió para descubirte. Estoy totalmente de acuerdo en ese cambio de metáforas, ya no necesitamos gigantes, nos bastamos con apoyarnos unos a otros para ir construyendo ese castell colectivo. En el fondo todos somos parte de algo, está claro. Yo añadiría a tu estupenda selección de obras, al menos las que yo he leído, una a la que tengo especial devoción, “El arbol del conocimiento” de Maturana y Varela, un libro seminal que creo que ha inspirado a mucha gente.

    • 28/12/2010 13:02

      Gracias Josu por tu entrañable comentario. Me identifico en esa experiencia paralela que nos llevó a tener nuevas experiencias y amistades virtuales (que espero algún día dejen de serlo ;-))
      Me apunto el libro de Maturana y Varela que no he leído, y que viniendo de ti la recomendación seguramente será una buena lectura.
      Gracias por estar siempre por aquí.

  4. Paula permalink
    27/12/2010 13:54

    Schopenhauer como educador de Nietzsche, Vigilar y castigar de Foucault, Communitas de Roberto Espósito, El maestro ignorante de Ranciere, Entre el pasado y el futuro de Hannah Arendt, El Sofista de Platón, Teoría y crítica del pensamiento latinoamericano de Arturo Roig, 20 tesis sobre política de Enrique Dussel, …
    Gracias Ale… siempre espero con curiosidad que lleguen a mi correo los avisos de tus entradas, ¡qué lindo haberte encontrado!
    Desde Mendoza te mando un feliz aniversario! Paula

    • 28/12/2010 13:09

      A veces me siento un poco desanimado con la tarea de continuar el blog, pero enterarme que alguien espera en su correo la publicación de una nueva entrada en Carbonilla me da muchísimos ánimos para continuar. Gracias Paula por esto, y por la lista de “gigantes” que propones. Espero algún día volver por Mendoza, una ciudad que me trae muchísimo recuerdos.

  5. 27/12/2010 17:41

    Aunque no pertenece al campo educativo, uno de los libros que me parece importante por su atinada reflexión acerca de la historia es el de W.H. Walsh, Introducción a la Filosofía de la Historia. Se trata de un “libro pensante” que podría constituirse en un modelo de reflexión viviente.

    • 28/12/2010 13:11

      Gracias Wilbert por tu regalo. No conocía la obra que propones, y ya mismo la incluyo en la lista de mis próximas lecturas.
      Gracias por tenerte siempre por aquí.

  6. 28/12/2010 0:11

    Roger-Pol Droit (2003) 101 Experiencias de filosofia cotidiana. Grijalbo, Barcelona. A ver si lo reeditan de una vez.
    ¡Que tengáis un buen 2011!

    • 28/12/2010 13:18

      Un buen libro para releer y utilizar para pensar en nuestro trabajo con los chavales. Ahora que dices que está agotado corro a ver si aún está en mi biblioteca.
      Gracias Jordi por estar por aquí. No dejo de leer tus atinadas reflexiones en Orelles de burro.
      Que tú también tengas un buen año.

  7. nololamento permalink
    28/12/2010 22:07

    Yo no voy a recomendar a gigantes que han escrito libros, más que nada porque no creo que pueda aportar nada a lo que ya habéis puesto.
    Yo voy a recomendar a mis mejores maestros y maestras:
    Andrea, Álvaro, Juanjo, José Ángel, Natalia, Moi, Laura, Lidia… así hasta 26, cada año 26, o 25… cambian los nombres, cambian la cara, las voces… pero hay algo que no cambia: de todos y cada uno de ellos y ellas he aprendido lo que sé. He aprendido lo que funciona y lo que no. Lo que les hace sentir bien y les incrementa las ganas de aprender.
    Con ellos he aprendido a ser y a mirarme cada mañana en el espejo con honestidad. No se vende su sabiduría en las librerías, pero todos los que trabajamos en la escuela podemos aprender de niños y niñas como ellos, si les escuchamos, si les dejamos ser.
    Y después, podemos ir a los libros de los gigantes y comprobar si eso que han escrito es, o no es ;DDD

    • 28/12/2010 23:30

      Tienes toda la razón, son ellos nuestros verdaderos gigantes. Sólo basta saber escucharles y aprendemos un montón. Gracias por conectarnos como siempre al aula, y sobretodo a la vida que bulle dentro.

  8. 28/12/2010 22:31

    Querido amigo, este año que casi he recorrido al completo junto a tu blog ha sido una de las mejores experiencias desde que hace más de una década me inicié en la educación. Como tu, siento que bloguear me obliga a reflexionar sobre mi práctica profesional, mis prejuicios, mis falsas certezas, mis pequeños aciertos,… y leer blogs como el tuyo y poder participar en los siempre interesantes debates que propones es un auténtico lujo. Como ya sabes, formas parte de mi PLN más cercano, aunque nos separen centenares de kilómetros. Para mi formas parte de esos gigantes a los que me aupo de vez en cuando para intentar ver un poco más lejos y mejor. Gracias.

    • 28/12/2010 23:38

      Me he quedado sin palabras, pero si con muchos sentimientos, de aquellos que cuesta explicar.
      Gracias David por tu comentario. Doblemente gracias, por que quien lo escribe le siento un amigo, y también le considero un mentor.

  9. 28/12/2010 23:45

    No sé si te habrás fijado pero

    http://scholar.google.es también subtitula con el título de este post “a hombros de gigantes”

    Gran post

    • 31/12/2010 3:21

      Gracias Juan Diego por comentar. No me había fijado en lo de scholar google. Juro que no me he copiado :-)) He visitado tu blog y me ha parecido muy interesante. Nos seguimos.

  10. 29/12/2010 1:02

    Son muchos los hombros de gigantes a los que me he subido a lo largo de treinta años en la escuela. Para mí muchos de esos gigantes fueron o son maestros como yo. He leído mucha teoría sobre educación pero los libros que han dejado más huella en mí han sido los diarios de clase, verdaderas crónicas del día a día en el aula. De esos diarios, quizás por ser el primero que leí cuando todavía era estudiante de magisterio, destacaría “El país errado”, versión del original italiano “Il paese sbagliato” de Mario Lodi (1922), maestro italiano miembro del MCE (Movimento di Cooperazione Educativa), inspirado en la pedagogía del maestro francés Celestín Freinet. Se trata de un diario de una clase se primaria de 1º a 5º (de 1964 a 1969) en un pueblecito del norte de Italia. Hace algunos años tuve la ocasión de conocer personalmente al autor y expresarle mi agradecimiento por hacerme descubrir que otra escuela era posible.

    • 29/12/2010 23:58

      Ya había leído sobre tu vinculación con Lodi y Freinet. Me parece una historia apasionante la de ese encuentro, y la riqueza de ese contacto con una experiencia que me gustaría conocer más. Te sigo, y en cuanto pueda me acercaré a esos diarios escritos en “El país errado”.

  11. 29/12/2010 1:39

    He disfrutado leyendo este post y me ha gustado la idea de compartir gigantes. Tomo nota de vuestras listas. Coincido con Dewey, Freire y Platón… Añadiría:

    – DAVID PERKINS, La escuela inteligente, Gedisa.
    – MAX VAN MANEN, El tacto en la enseñanza, Paidós.
    – MICHAEL FULLAN, Liderar en una cultura de cambio, Octaedro.

  12. 30/12/2010 1:13

    Una pena estar fuera de casa, porque me gustaría dar mas datos, pero puedo dar la referencia completa del libro que terminó de decidirme a ser profesora, iniciando un proceso de reflexión y crecimiento personal que espero que no acabe nunca.

    La autoestima del profesor: Manual de reflexión y acción educativa
    F Voli – 1996 – PPC

    El libro tiene una cierta orientación “creyente” que, salvo en dos o tres puntos, no estorba ni enriquece especialmente, y tiene también esa dinámica un tanto extraña de los libros de autoayuda. Pero para eso está la mirada crítica de quien lo lee. Lo que yo saqué de este libro fue un viaje en cohete, desde donde leer con otros ojos a Frank McCourt (“El profesor) o a Pennac (“Mal d’école”).

    Sin embargo, los hombros sobre los que me gusta subirme, para otear el horizonte o coger impulso y saltar. son los de personas como tú, que comparten su reflexión y su crecimiento con todos y todas nosotras.

    Gracias, Alejandro. Magnífico post.

  13. 30/12/2010 9:43

    Enhorabuena por el cumpleaños. Pero yo creía que la costumbre era regalar cosas al que cumple y resulta que eres tú el que nos regalas este post y estas referencias. Me apunto el de FINKEL (del que creo haber leído ya algunos elogios) para pedírselo a los Reyes. FREIRE, imprescindible Freire, … volveremos a leerlo. Y mencionaré otro de Pennac, Como una novela. Y sigo buscando a algún profesor que haya leído Teoría de la acción comunicativa de Habermas, tal vez alguno de tus comentaristas… ¿es recomendable?
    Gracias y felicidades de nuevo.

  14. Vicent permalink
    30/12/2010 11:31

    Llegué a este oficio de casualidad hará unos 10 años tras desempeñar otros muchos y variados. Me sorprenden dos cosas: el amplio territorio expedito para la creatividad, despreciado por la mayor parte de sus protagonistas directos y la extraña manera de aprenderlo. Pocos oficios conozco en los que al aprendiz se le deja en un “sálvese quien pueda” tan brutal. La conclusión a la que llego es que no importa desempeñarlo bien o mal, síntoma de la irrelevancia de lo que ocurre en las aulas. Es decir, la vida y sus aprendizajes, todos en alguna medida lo sabemos, y callamos a pesar de twitter y sus jornadas van y están por otro lado. Sólo conozco buenas prácticas individuales y, en cierta, medida intrasferibles. Tu blog y lo que se vislumbra detrás son un ejemplo.
    Un libro sobre el aprendizaje del oficio: “Con voz de maestro. Un epistolario sobre la experiencia docente”. J. Cela y J. Palou de la editorial Celeste (1992). Saludos.

  15. 30/12/2010 17:11

    Aunque no os conozco, ¿cómo veríais tener este google docs compartido con la lista de los libros recomendados?…. más que nada para tener a mano los que nos interesan….y quién sabe si en futuro podría seguir ampliándose….

    https://spreadsheets.google.com/ccc?key=0AmzWoABvWJRgdG43R2JybHFfSDF6SXl4TDhnS082WWc&hl=ca#gid=0

    Otra vía sería GOODREADS:
    http://www.goodreads.com/group/show/23798.Educaci_

    O las wishlists de Amazon. Tantas opciones, ya me he liado.

  16. Aida Ivars permalink
    30/12/2010 19:22

    Cuando leo determinados blogs soy incapaz de hacerlo deprisa. Lo mismo me ocurre con el de @jlcastilloch. Busco un momento de calma, en el sofá, para disfrutar de las ideas y sensaciones que me ayudáis a descubrir y redescubrir. En este artículo además me encuentro con un montón de lecturas interesantes. Si las recomiendas tú o te las recomiendan quienes disfrutan con tu blog, son interesantes. Qué buena idea la de Guida.
    Ha sido un lujo encontrarte en la red, eres una aguja en un pajar, pero brillas: una vez lees este blog, quedas enganchado a su luz.

  17. 31/12/2010 3:40

    Gracias Nicolasa, Carlos, Vicent, Guida y Aida, por vuestros comentarios y regalos en forma de propuestas de lecturas.

    Me parece genial la idea de Guida de ir poniendo en una hoja de google doc los libros recomendados. Repito la dirección de “A hombros de gigantes: libros para tener ganas de ser profe“:

    • 31/12/2010 9:47

      Esta es una verdadera comunidad para aprender. Gracias, @sarbach, Aida, Vicent. Otro gigante pide su entrada. ¿Qué pensais sobre Aristóteles (Ética a Nicómaco)?. A su lado, otros como VanManen sólo son gigantitos. Copio-pego la argumentación que he puesto en otro blog (http://pensarleducacio.wordpress.com/).

      Educar sólo para transferir contenidos (Perkins), sinó para saber elegir entre lo que es bueno y lo que no EN CADA SITUACIÓN (Van Manen). El saber práctico de las CCBB es un saber ético que requiere no un marco dogmático sino tener que haber practicado prudencia, fortaleza y templanza para tomar decisiones en función del momento (Aristóteles).

      ¿Pero y la estética? ¿Acaso el saber puede separarse de crear belleza, dar a luz, dialogar y amar? (Platón) . En el eterno debate (¿educar para la vida o para el trabajo?) los gigantes que nos han precedido ya han hablado. No se trata de let’s go to basics sino de let’s go to classics.

  18. 03/01/2011 22:31

    Ya vi el google docs en twitter y me uní al documento con dos libros: Historia de una maestra de Josefina Aldecoa y “globalización e interdisciplinariedad” de Jurjo Torres.
    Ahora llego a tu blog y redescubro el sentido del documento que de repente me parece más grande y desde luego mucho más humano.
    Antes de continuar Felicidades Alejandro en tu primer cumpleaños, por cumplirlo y sobre todo porque es un verdadero placer pasear por tus palabras de vez en cuando.
    Yo tengo unos hombros a los que subirme supuso un cambio profesional impresionante: subir a los hombros de Myriam Nemirovsky me hizo redescubrir que significaba ser maestra, crecer como profesional a pasos agigantados y descubrir que no estaba rodeada de alumnas y alumnos sino de pequeñas personas sabias: http://xurl.es/v6k4m
    Ella me subió además a hombros de otras grandes investigadoras y pedagogas: Emilia Ferreiro, Delia Lerner, Liliana Tolschinsky, Isabel solé, Ana Camps…
    Lo que empezó como una manera distinta de abordar la enseñanza del lenguaje, acabó en otra forma de ver la escuela en la cual el lenguaje es un aspecto primordial y no debería de verse reducido a un profesor o a una asignatura.
    Coincido con Lola en que los grandes gigantes son esos “personajillos” que pueblan nuestras aulas, pero descubrir esa verdad es muy muy difícil y yo nunca agradeceré lo suficiente a Myriam Nemirosky que me permitiera subir a sus hombros y vislumbrar esa realidad.
    Un libro que siempre recomiendo de ella es “sobre el aprendizaje del lenguaje escrito y temas aledaños”, que aunque escrito para niveles iniciales, yo creo que lo que propone serviría incluso en la universidad.
    Pero lo mejor de Myriam no es lo que ha escrito, sino que durante las últimas dos décadas ha paseado por todo nuestro país participando en procesos formativos a través de los que ha conseguido que su propuesta cale en muchas aulas.
    Subir a sus hombros me descubrió además todo un universo de hombros de compañeras (sobre todo) y algún que otro compañero sobre los que seguir apoyándome e ir creciendo y aprendiendo a través de convertir el día a día en un proceso de investigación en nuestras aulas.

    • 04/01/2011 12:35

      Gracias Carmenca. En cuanto pueda me acercaré a dialogar con Myriam Nemiroski, seguramente gran maestra y también brujita como tu.

  19. 07/02/2011 20:45

    Bueno… parece que llego tarde para el cumpleaños, o… mejor: temprano para la segunda temporada! 😉
    Yo quiero agregar un GRACIAS enorme a Alejandro por Carbonilla, a través del cual nos deja compartir su mirada – que es también su conocimiento, su experiencia, su sensibilidad, su alma- y su palabra – bella, profunda, luminosa y siempre en diálogo-.

    Gracias, amigo y… ni se te ocurra desanimarte, por favor!, pues yo soy otra más que espera ansiosa cada nueva entrada de Carbonilla!!

    Estela

    • 07/02/2011 20:51

      Gracias a tí Estela. Con compañeras de camino como tu quién abandona.
      Un abrazo
      Alejandro

  20. 28/03/2012 4:10

    Hola, soy salvadoreño, me parece interesante tu escrito, esto nos ayuda a la comunidad académica para aprender en colaboración, desde la humildad, tal como se platea en el documento.

    Nery Francisco

  21. 26/11/2012 21:53

    I’ve been exploring for a bit for any high-quality articles or blog posts on this sort of area .
    Exploring in Yahoo I at last stumbled upon this web site.
    Reading this info So i’m happy to convey
    that I have an incredibly good uncanny feeling
    I discovered just what I needed. I most certainly will make certain
    to do not forget this website and give it a look regularly.

  22. 31/01/2013 22:15

    Oh my goodness! a tremendous article dude. Thanks Nevertheless I’m experiencing issue with ur rss . Don’t know why Unable to subscribe to it. Is there anyone getting an identical rss problem? Anybody who knows kindly respond. Thnkx

Trackbacks

  1. Tweets that mention Carbonilla celebra su primer aniversario. "A hombros de gigantes": #filosecundaria -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: