Skip to content
6 comentarios leave one →
  1. 26/09/2010 11:03

    Apreciado Alejandro :

    Me parece muy sugerente la aportación que realizas puesto que efectivamente el diálogo parece que formaria parte de esa especificidad filosófica que parcialmente nos define. Las condiciones ideales del diálogo me parecen básicas tal como Jurgen Habermas sostiene para conseguir no sólo el parloteo acelerado y que genera simple opinión sinó algo más.
    Efectivamente la clave de ese algo más no resulta fácil puesto que el diálogo parece que se le encorseta cuando se lo delimita y se le dirige hacia la pregunta o la repuesta del profesor. La distribución del aula para mi resulta básica y quizás el propio espacio escolar no ayuda a un verdadero diálogo al respecto. Hay un elemento que en mi experiencia creo clave que es la diferencia entre saber opinar y saber argumentar. No se trataría de un hablar por hablar o como tu defines bien un posicionamiento cognitivo o emocional frente a la posición personal , más bien se trata de saber avanzar y eso requiere ciertas capacidades y habilidades que el sistema escolar no posee en gran parte. Por ejemplo el propio profesorado a menudo entiende el diálogo como una improductividad didáctica y eso acaba transmitiendose a quienes estan iniciando ese proceso de aprendizaje. Aprender a dialogar como tu sostienes es aprender a crear una comunidad de investigación y de aprendizaje. Un ejemplo en este sentido que viene al caso sucedió hace poco en la comisión pedagógica que participo. Los distintos departamentos intentamos cambiar el modelo de trabajos de síntesis que vienen realizándose en la enseñanza obligatoria y por eso pensamos que era bueno establecer unas condiciones o requisitos mínimos como punto de partida para organizar nuestras propuestas. Frente a esta idea la mayoría de profesorado ha mostrado su rechazo al respecto por considerar que si existen condiciones mínimas o requisitos indispensables se limitará el propio proceso de aprendizaje. Bueno hasta aquí parece interesante esta consideración como anteriormente decía a veces esa normativización pedagógica nos aprieta demasiado , sin embargo en ese posicionamiento las razones que se sostienen son precisamente que a demasiadas condiciones el resultado es la fundación del caos y de la anarquia pedagógica desde las areas. El transfondo sin embargo no viene por los contenidos en este caso sino más bien por la relación que se establecen entre departamentos y equipo directivo. El diálogo por lo tanto no coincide en absoluto con las voluntades de los participantes y las razones que se utilizan en la dialéctica sólo esgrimen esa relación con uno mismo. Dialogar creo que debemos diferenciarlo de debatir puesto que esto último entraria en un espacio de las sin condiciones. Hay un elemento importante que resulta esencial :las condiciones ideales. Por ejemplo es como cuando se produce una conversación en un bar lleno de gente y con música alta. El diálogo requiere una situación inicial previa ( espacio en el aula, preparación de los contenidos, moderación de las intervenciones, ..) pero no acaba aquí puesto que luego tanscurre en el aula y sale del aula más allá donde en el patio -espacio no formal- continua incluso alumnos y alumnas lo extraditan a sus hogares para seguir esa dialéctica inacabada .
    El modelo social existente no invita a esa participación activa y consensuable para crecer en ideas. Dialogar como compartir ideas no arrastra puesto que detiene a menudo intereses opuestos como citada antes entre profesorado y alumnado. Explicar a Sócrates hablando de método mayeútico en un segundo bachillerato requeriría un saber hacer que haga avanzar entre el reconocimiento de saber que uno se enriquece con el saber compartido y la capacidad de variar los pensamientos. Efectivamente ese pensar interior que nos invita a reflexionar no se detiene a lo largo de nuestra vida y nos mantiene en una constante ansiedad intelectual. Sin embargo el pensar compartido – ahora pienso en Hannah Arendt – implica algo más que motivación, voluntad, gestión de las emociones, relación personal…. ¿En qué clases se produce más y mejor este diálogo ? Precisamente en aquellas que lo espontaneo surge y lo significativo se aproxima a los participantes : en ética, en filosofia y ciudadanía… Huir de esos encorsetamientos cognitivos que nos someten resulta básico para empezar a crear condiciones de comunidad de investigación. ¿No será la virtualidad de estos espacios en el faceebook o messeger los que se pueden ofrecer mejores condiciones de diálogo? Un ejemplo es lo que sucede entre padres e hijos cuando estos últimos acaban reflexionando mejor con el amigo del padre o con el tio de la familia que con sus progenitores. O el propio profesorado de filosofia que en los distintos grupos o subgrupos de didáctica nos acabamos posicionando en función de nuestro ego y olvidamos que en las disidencias se produce no razones para convertirnos en intolerantes o individualistas sinó más bien en excusas para seguir intentando buscar la palabra como encuentro. ¿Acaso el idioma o la lengua ha de generar un debate que nos haga sentir excluidos de esa comunidad pedagógica o filosófica que insiste en los derechos de los poderosos y olvida la diferencia de los centros, profesores, alumnos, ..? Por otra parte el diálogo de más de dos personas efectivamente requiere entrar en esa voluntad general del pensar compartido. En unas jornadas en Pamplona con escuelas libres donde pude observar el trabajo de varias escuelas que sostenían esta idea de aprendizaje observé esa dificultad de a pesar de las voluntades coincidentes saber encontrar una reflexión en común compartida y consensuada. Eso no significa que no sigamos avanzando hacia estas condiciones ideales de diálogo y consenso.
    Resumiendo ; el diálogo requiere encuentro entre pensares y decires ; requiere capacidad de comunicación cognitiva-emocional- ; forma parte de un aprendizaje inacabado que nos hace avanzar hacia el nosotros mismos y nos enriquece pero debe ofrecer un espacio circular , un tempo abierto, una moderación en red y unas condiciones humanas ( humildad, prudencia, tolerancia, altruismo y cordialidad ) .
    salut .

    referencia : jose contreras domingo “Otras escuelas, otra educación, otra forma de pensar en el curriculum” ( saberes e incertidumbres sobre el curriculum.Morata.2010.)
    EUDEC , (european democratic education community. red de expansión de escuelas http://www.eudec.org
    Asociación Tximeleta para la innovación educativa.Pamplona.

    • 26/09/2010 11:46

      Gracias Xavier por enriquecer el blog con un comentario tan interesante e intenso. Confieso que debo realizar un par de lecturas más.

      De momento subrayo algunas ideas que me sugiere esta primera lectura:

      Las dificultades para el diálogo que tenemos los docentes, no únicamente en el trabajo dentro del aula, sino también en las dinámicas que establecemos con el resto de los profes en el instituto.

      La expansión del diálogo en el resto de los ámbitos de relación social, como la familia o los amigos; como así también las condiciones o los condicionantes que el sistema social presenta para que las dinámicas dialógicas no se reduzcan a contiendas instrumentales, sino que se den en función de la producción compartida de conocimiento y el enriquecimiento personal y solidario.

      Las condiciones peculiares que posiblemente tienen para el desarrollo del diálogo los medios virtuales de comunicación tales como las redes sociales (facebook, twitter, etc), al ofrecer formas de comunicación en red, espontáneas y sin la rigidez de los controles propios de la educación formal.

      En fin, una serie de aportaciones que me llevarán a seguir pensando.

      Gracias nuevamente.

      Un abrazo.

      Alejandro

  2. Ascensión Marcelino Diaz permalink
    26/02/2011 23:28

    Acabo de descubir tu blog a través de filotic. He estado leyendo algunas entradas y me he detenido en el comentario sobre el diálogo en clase, asunto que me preocupa y me ocupa bastante, por diversas razones. Y me preocupa porque a parte de todas las dificultades que habeís apuntado mas arriba, me encuentro con una añadida que es el elevado número de alumnos con los que me encuentro en el aula en secundaria, y el desintéres de una mayoría con respecto a las cuestiones que trata la filosofía. Sin embargo, hay una minoría con la que si sería posible teniendo en cuenta que mi centro no es tic, y que cuento casi únicamente con los elementos tradicionales a la hora de enseñar. Hasta ahora no me había encontrado con este problema, claro que hasta ahora no había sufrido la masificación de alumnos en las clases y me pasa con todos los grupos hasta 2º de bachillerato. Bueno, felicitarte por tu página y en espera de un comentario. Gracias. Un saludo. Ascen

    • 27/02/2011 11:22

      Hola Ascen.

      Comprendo muy bien la dificultad que explicas porque me ha tocada vivirla muchas veces en carne propia. Los grupos numerosos plantean problemas de funcionamiento de no fácil solución.

      Una cuestión importante creo que es el de la motivación. Tu mismo te refieres al “desinterés de una mayoría con respecto a las cuestiones que trata la filosofía”. Quizá una posibilidad sería abandonar las “cuestiones que trata la filosofía” y abordar cuestiones que le interese a esa mayoría, intentando promover la búsqueda de una dimensión filosófica.

      Sé que esto no es fácil, sobre todo porque solemos encontrarnos bajo la presión de un programa que se debe cumplir. Pero quizá se podría dedicar alguna clase en la semana a trabajar “filosóficamente” temas que les interese o que propongan los alumnos.

      Después están las cuestiones prácticas. Los debates no pueden durar mucho tiempo, la moderación debe ser muy estricta siguiendo unas pocas reglas de funcionamiento muy claras, el tema de debate debe ser preciso.

      A mi me va bien comenzar a trabajar primero en pequeños grupos, luego hacer una puesta en común mediante la lectura de un representante de cada grupo, y finalmente un tiempo de debate general.

      También, cuando el debate es general utilizo el sistema de las “rondas de intervenciones”: ante una cuestión determinada, se establece un turno de palabras, se cierra y comienzan las intervenciones. Si algún alumno quiere intervenir, apunta lo que quiere decir en un papel, y espera la próxima ronda.

      Cuando el grupo se va entrenando estas reglas se pueden flexibilizar. De todas formas, siempre lo más difícil es evitar los diálogos parciales y conseguir que todos escuchen a quien está hablando.

      En la siguiente entrada “Formatos (3)” encontrarás más sugerencias prácticas sobre todo esto. También en la entrada “Diario de clase 5: “ronda de intervenciones

      Espero que te haya sido de alguna utilidad, y me alegra tenerte por aquí.

      Un saludo.

      Alejandro

      • Ascensión Marcelino Diaz permalink
        27/02/2011 14:10

        Gracias Alejandro por respondrme tan pronto. Creo que este blog me puede aportar mucho. Las dificultades que te comenté se producen en los niveles de 4º con ética y 3º con ciudadanía. Además de las pocas horas a la semana me encuentro con la masificación que te comenté en mi primer correo. En cuanto a la Educación para la ciudadanía, tengo dos grupos: uno “bueno” y otro “malo”. Me siento como el auriga aquél, intentando que los caballos no seme desboquen….Hablas de motivación y la verdad es que le doy muchas vueltas al asunto, me salgo bastante del temario oficial e intento tratar temas de actualidad que les interese de verdad pero aun así, cuesta porque están en una edad complicada. Conlos “buenos” incluso puedo trabajar alguna película pero con los otros….me paso casi todo el tiempo intentando que aprendan a estar en clase, a no insultarse, (mi centro tiene alumnos conflictivos,etyc.etc)y claro, parezco más una policía que una profesora, intentando mantener el orden, amenzando con partes,en fin. El caso es que estoy intentando ajustar mi metodología a la realidad con la que me encuentro porque veo que el sistema que hasta ahora me funcionaba, ya no me sirve. Estoy con otra compañera en mi departamento pero al ser de la directiva y no impartir clases en secundaria, me veo como Gary Cooper en Sólo ante el peligro. En fin, es una experiencia diferente en mi vida porque hasta ahora, no me había encontrado con este tipo de dificultades, lo que no sé si es mejor o peor. De nuevo, gracias . Seguiré tus recomendaciones. Un saludo. Ascen.

Trackbacks

  1. Lo que aprendí en DocTic « Estelaripa's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: