Skip to content

Más sobre evaluación

05/04/2010

En una entrada anterior, realizaba una reflexión sobre la distinción que se puede establecer entre los conceptos de evaluación y acreditación, luego de haber leído “Evaluación: del e-learning al aula” en el  blog e-aprendizaje. Ahora vuelvo sobre el tema, después de haber seguido un muy interesante y enriquecedor debate, desarrollado a tres bandas en los blogs  e-aprendizajeNodos Eleel blog de José Luís Castillo.

Comparando (¿evaluando?) el contenido de esta segunda entrada con la anterior  no puedo dejar de advertir que algunas de mis afirmaciones o se han visto matizadas o al menos se han convertido en interrogantes. No es ajeno a ello la lectura del mencionado debate. Pues a ello vamos.

Si se acepta que los aprendizajes deben ser gestionados de manera autónoma por los alumnos, que han de darse en la construcción cooperativa e interdisciplinar del conocimiento, con un fundamento experiencial y una dinámica motivacional intrínseca, entonces, el concepto de “evaluación” sólo puede ser compatible en el caso de que cumpla con dos requisitos: ser auto-evaluativa y estar integrada en los propios procesos de prendizaje.

Lo primero significa que cada aprendiz es el constructor de sus propios criterios de evaluación. Ante esta afirmación se puede uno preguntar: ¿cómo alguien puede evaluar lo que desconoce o que no ha alcanzado a conocer totalmente? La respuesta puede provenir de la segunda condición: si la evaluación está integrada como una parte más que retroalimenta al resto de los aprendizajes (también se aprende cuando se auto-evalúa), pueden darse entonces rectificaciones progresivas de las evaluaciones anteriores.

El carácter básicamente auto-evaluador impediría la generación de relaciones de poder entre evaluadores y evaluados. Es más, tal distinción tendería a desaparecer. La posición docente no sería en sí misma evaluadora: no tendría potestad para aprobar o suspender. En todo caso, integraría como parte de su función posibilitadora el entrenamiento de los aprendices para la auto-evaluación de sus propias experiencias de aprendizaje.

Por otra parte, la evaluación integrada como un aspecto más de los aprendizajes excluye la posibilidad de una evaluación común u objetiva. Lo cual es fundamental para que la evaluación no se convierta en un instrumento de exclusión.

La duda que me asalta ahora es si esta manera de entender la evaluación tiene algo que ver con la idea de evaluación dominante en los sistemas educativos. Y esto no es porque piense que esta idea deba o pueda ser corregida, sino más bien porque sospecho que se trata de una manera de entender la evaluación incompatible con la propia naturaleza del sistema. Incluso se me ocurre pensar que quizá ya no podríamos seguir hablando con propiedad de “evaluación”,  si por ello entendemos valorar un proceso según sus resultados.

Hay un malestar que no me abandona, y que aumenta a pie de aula. En la tarea docente de cada día vivo una suerte de disociación entre las obligaciones “administrativas” y la convicción de que los aprendizajes deben ser, sobre todo, experiencias vitales y emancipadoras. La realidad es que, como en tantos otros aspectos de la educación, uno acaba “conteniendo” las contradicciones; lo que significa asumirlas de manera consciente y, desde un escepticismo entusiasta, disfrutar de aquellas experiencias que se dan en los intersticios institucionales, quizá para intentar ampliarlos, y si no es así, para sobrevivir de la manera más divertida posible.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. 05/04/2010 19:32

    Hola Alejandro, si algo me queda claro de la discusión que hemos mantenido en distintos blogs, y especialmente en el de nodosele, es que estamos hablando de cosas distintas. Y además se entremezcla el problema de la acreditación, que no viene sino a confundir las distintas posiciones al respecto, porque realmente tenemos un problema si queremos acreditar sin evaluar. Otra cuestión es si la acreditación realmente tiene sentido o no en la sociedad del conocimiento.

    Además se entremezclan peligrosamente la evaluacion de los aprendizajes [que debe tender a ser autónoma, consensuada y orientadora en los procesos], con la evaluación del desempeño profesional [ya sea interna o externa].

    Como siempre más dudas que soluciones.

    • 05/04/2010 20:04

      Estoy de acuerdo contigo que en el debate seguramente hay desajustes semánticos. Sin embargo, también creo que hay que aceptar que una misma cuestión puede ser vista desde diferentes perspectivas. Y de alguno forma todas pueden tener su grado de validez.

      Por ejemplo, creo que es posible mirar el tema de la evaluación desde diferentes lugares: desde la necesidad de resolver el tema de la acreditación, desde la preocupación por la orientación didáctica en las prácticas docentes, desde una posición de crítica radical al sistema, desde la inmersión profunda en la realidad del aula, desde la intención de promover experiencias vitales significativas con los alumnos.

      También se pueden utilizar diferentes lenguajes: técnico, pedagógico, vitalista, etc. etc.

      Todo esto me hace pensar que la evaluación, como tantas otras cuestiones relacionadas con la vida en la escuela, es más bien un síntoma que expresa concepciones más amplias y profundas. Lo que pasa, es que no hay más remedio que acceder a los problemas desde sus síntomas y, justamente por ello, estos debates suelen ser tan confusos y enriquecedores a la vez.

      Creo que el hecho de que haya más dudas que soluciones siempre es bueno.

  2. vicent permalink
    05/04/2010 21:01

    Hola Alejandro
    Es importante conceder que a los chavales les resulta irrelevante su paso por la escuela, excepto por esas experiencias intersticiales. Inmersos en esa tensión entre la obligación del sistema (interiorizada, intuyo que hay muchos supuestos, poco riesgo en definitiva) y una praxis que considere el conocimiento como instrumento emancipador desempeñamos la tarea, o mejor, el oficio (quiero verlo desde un contexto artesanal). En las aulas jugamos a lo real, con la singularidad de que el error está permitido (o debería estarlo, por eso me parece relevante el punto de vista de EQ, porque parece que eso se olvida cada vez más). En ese trance, evaluar es una oportunidad más para el aprendizaje, para mi, que vivo cada sesión con los chavales como un rito sagrado, constituye el punto álgido de la ceremonia, los momentos más intensos. Eso tarda en construirse, a veces no lo consigo, porque exige lo que todo rito, SENTIDO. Pero cuando se da, los criterios de evaluación que se aplican son pocos, dos: implicación y responsabilidad, y se miden no desde la persona sino desde lo que dice lo que esa persona ha hecho. Un saludo.

    • 05/04/2010 21:29

      Hola Vicent. Me identifico bastante con lo que dices. Gracias por comentar.
      Un abrazo
      Alejandro

    • maria permalink
      17/01/2014 13:03

      Para mi evaluar los logros de aprendizaje es parte del proceso, es inherente al aprendizaje, cada vez que el estudiante está realizando una tarea vinculada al logro de un objetivo propuesto para la clase, está mostrando un desempeño, avances que deben ser registrados como evaluación de proceso, que finalmente puede traducirse en una calificación. No hay que esperar al término de una unidad para evaluar. Me adhiero a los 10 postulados de la “evaluación para el aprendizaje”, que es un diferente a “evaluación del aprendizaje”.

  3. 06/04/2010 12:35

    Comencé el comentario y viendo como me extendía lo he colocado en el blog http://miguelrosacastejon.blogspot.com/2010/04/evaluando-enlas-competencias.html, espero no te importe, saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: