Skip to content

Evaluar y acreditar

20/02/2010

Entrada revisada y corregida el 22/04/2012


Luego de una lectura atenta a la entrada “Del e-learning al aula” en el blog e-aprendizaje de David Álvarez, puesto a redactar un comentario, como me suele ocurrir, la reflexión ha adquirido algo más de extensión que la prevista y he terminado convirtiéndola en una entrada más de mi propio blog. No obstante, continúo remitiéndome al blog de David, en el cual se desarrolla una cuestión muy bien planteada, y que yo aquí no llego a abordar: las dificultades para el reconocimiento de las certificaciones en los contextos de e-learning.

Ahora he pensado que quizá sería útil recuperar una cuestión semántica ya propuesta en otros lugares: diferenciar los conceptos de “acreditación”y de “evaluación”, aunque ciertamente pudieran estar relacionados, como lo pueden estar todos los componentes de una experiencia de enseñanza y aprendizaje.

La acreditación es un requisito formal que suele descansar en valoraciones cuantitativas y que tiene por finalidad asegurar, de manera externa al proceso, que el sujeto alcance determinados objetivos establecidos a-priori por alguna institución educativa.

En cambio, la evaluación debería ser considerada principalmente como un conjunto de herramientas didácticas y reflexivas, desarrolladas en el interior mismo de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Lo cual implica que “evaluando también se aprende”, e incluso a veces se podría decir que es cuando más se aprende.

Si evaluar consiste, entre otras cosas, en identificar errores, y se reconoce además que el error lejos de ser punible debería ser la vía regia de los aprendizajes, entonces la evaluación adquiriría una relevancia significativa, dinamizaría los procesos, y resultaría gratificante y motivadora.

Para que todo ello ocurra los ejercicios de evaluación creo que deberían tener las siguientes características:

  • Ser siempre auto-evaluativos (es el propio alumno el sujeto de la evaluación), o al menos co-evaluativos (participan colaborativamente docente y alumnos)
  • Evaluar la calidad de la participación en experiencias más que el cumplimiento de objetivos externos (se evalúan procesos no objetivos y, por tanto, los criterios y el resultado de la evaluación dependen del itinerario realizado por cada alumno)
  • Ser holística, es decir, incluir la totalidad de los factores que intervienen (no sólo la adquisición de conocimientos, sino el conjunto de experiencias en todas sus dimensiones)
  • Estar integrados en los procesos de aprendizaje (por ejemplo, tengo comprobado que la parte más aprovechable de los exámenes –cuando se lleva a cabo– es la corrección posterior realizada cooperativamente por los alumnos, más que lo que se suele estudiar la noche anterior para prepararlos)

Obviamente, la acreditación no va en este sentido: presupone una lista de objetivos a alcanzar (O), un estado de carencia inicial (I) y un estado post-aprendizajes final (F); el resultado es valorado a partir de determinar la diferencia (F – I). La actividad se acredita sólo si (F – I) ≥ O. Esta formalización, más que una pedantería matemática, procura mostrar la frialdad de un instrumento que en realidad sirve tan sólo a los intereses fiscalizadores de las instituciones educativas, porque ni tan siquiera mide la calidad real de las actividades que en su interior se desarrollan.

No obstante, creo ser realista y reconozco que la acreditación es un momento del cual no pueda prescindirse. Muchas veces se consigue aproximar la tarea evaluadora al resultado acreditador, como en la propuesta que hace David Álvarez de evitar los cuestionarios, y sustituirlos por actividades que produzcan algún objeto o resuelvan algún problema (yo agregaría, problemas de verdad, no ejercicios que recorren estrategias predefinidas para llegar a soluciones unívocas).

Quizá el problema se da cuando se confunde acreditar con evaluar y, sobre todo, cuando se cree que la certificación de un proceso de aprendizaje siempre es el resultado de una evaluación.

VER:  Filosofar con Jóvenes: “El punto de llegada: finalidades y resultados

Hoy quiero agregar que la reformulación del concepto de evaluación en lo términos anteriormente planteados (distinción respecto del concepto de acreditación) se enfrenta a dificultades que son intrínsecas al entorno educativo formal. Entorno que incluye tanto a las características del sistema (notas, exámenes, sesiones de evaluación, asignación fija de roles, didácticas transmisivas, regímenes normativos disciplinarios y autoritarios) como a la cultura de centro, la cual incluye una determinada socialización escolar de los propios alumnos. Con esto último quiero decir que los estudiantes han interiorizado una manera de entender los procesos de evaluación, no como tales, sino más bien como finalidad extrínseca que justifica el esfuerzo de estudiar. No se evalúa para aprender más y mejor, sino que se aprende (diría mejor “se estudia”) para obtener mejores resultados en las evaluaciones o sencillamente para aprobar. Para el alumnado en general esta es la dinámica “normal”; otras propuestas divergentes suelen no ser comprendidas, además de ser fuente de habituales conflictos con el resto del equipo docente.

Finalmente deseo dejar claro que no es mi intención defender una postura escéptica ante la innovación en el campo de la evaluación, sino más bien situar la reflexión en relación a tres elementos que considero fundamentales:

  • la transformación de la cultura de centro,
  • una formación del profesorado que incluya el des-aprendizaje de esquemas tradicionales de actuación docente,
  • y una gradual re-formulación del pacto implícito que existe entre los estudiantes y la institución escolar.


Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. 20/02/2010 21:18

    Hola Alejandro, comparto totalmente contigo esa distinción entre ‘acreditación’ y ‘evaluación’. Como bien indicas, la primera es una cuestión que los Aprendizajes Formales no pueden esquivar. La evaluación, por el contrario, es un acto con mucha mayor riqueza y matices y, sin duda alguna, es una fuente de aprendizaje en si mismo.

    Cuando trabajaba en secundaria a menudo hacíamos correcciones de pruebas escritas en la pizarra, normalmente tras identificar quien había tenido problemas en alguna de las cuestiones planteadas para que las resolviera liderando la corrección de la misma desde la pizarra y con el apoyo del resto del alumnado, y era un experiencia muy positiva. Hay que involucrar al alumnado en su propia evaluación e integrarlo como parte de su aprendizaje.

    No obstante añadiría una tercera pata al tema de la acreditación/evaluación: las evidencias que los que pagan la formación solicitan a quien la dirige para justificar la inversión. Evidentemente esto no se presenta en las enseñanzas formales (donde la inversión en educación no se cuestiona), sino en el ámbito de las organizaciones. En este caso, aparece un tercer elemento que no es ni el que evalua ni el evaluado, y que también quiere tomar parte en el proceso.

  2. AS permalink*
    20/02/2010 22:05

    Efectivamente David, el ámbito de las organizaciones o de las enseñanzas no formales se me había escapado. Los profes de secundaria, y sobre todo los que somos de la pública, “evaluamos” los procesos y las instituciones desde un cristal muy determinado. Por suerte, también podemos hacer “aprendizajes expandidos” -además de conocer buenos amigos-, a través de nuestros propios PLEs (blogs, twiter, RSS, etc) ;D

  3. Emilio permalink
    21/02/2010 19:43

    Excelente reflexión. En el terreno más institucional, en el ámbito educativo más formal, la triste realidad es que esa distinción entre la evaluación y la acreditación puede ser inexistente para algunos de los que formamos parte de ella. Existe por parte de un número considerable de profesores un recorte importante en las propiedades del acto evaluador tal y como se plantea aquí. Ese sentido que ha de tener como parte del proceso de aprendizaje es modificado para esconder mil banalidades que apuntan más a lo nocivo de algunas aportaciones personales que al propio ejercicio de la docencia. Esa tendencia a cubrir expediente por parte de quien está “quemado” se ha convertido en un modo de proceder digno de no ser descartado. Y esa línea de actuación se ampara precisamente en la objetividad, en considerarse representante de la institucionalidad educativa, y en cierta inflexibilidad que por definición ya pugna con poder discernir con claridad esa diferencia tan bien planteada en el texto.

    • AS permalink*
      21/02/2010 20:23

      Gracias Emilio. Lamentablemente, en muchos casos, lo que tu dices es cierto.
      Creo que hay una relación directa entre la forma de evaluar y la orientación didáctica que desarrollamos en el aula. Es posible y deseable que en la medida que esta última se vaya modificando, también cambie la forma y el sentido de la evaluación.
      La incorporación de las nuevas tecnologías y el fomento de los estilos cooperativos quizás ayuden en este sentido.
      Alejandro

  4. 07/12/2010 16:33

    Excelente tu su post. Les estoy agradecida por postearlo. no desearía molestar pero me gustaria saber como conseguir más detalle sobre el tema de este post. Nuevamente gracias!

  5. kattty ramirez permalink
    17/07/2012 23:52

    hola me puedes explicar que relacion existe entre evaluacion y acreditacion

    • 18/07/2012 10:57

      La acreditación puede formar parte de la evaluación, aunque no necesariamente. El objetivo de la acreditación es certificar que el estudiante al finalizar determinado programa de estudio ha cumplido con los objetivos exigidos por la institución responsable del programa. Pertenecen al ámbito de la acreditación las notas cuantitativas y los títulos o certificados.

      La evaluación, como decía, puede incluir o no a la acreditación, y contener formas que no suelen estar presente en los procesos de acreditación. Por ejemplo, la auto-evaluación (los propios estudiantes evalúan sus procesos de aprendizajes), la utilización de las actividades de evaluación como herramientas de aprendizajes (detectar fallos y corregirlos), evaluar los procesos independientemente de los resultados (al menos de los pre-establecidos en un comienzo), incluir en la evaluación la práctica docente o los efectos del entorno educativo.

      En nuestro sistema educativo, las evaluaciones tiene casi por finalidad exclusiva determinar si los estudiantes están en condiciones de ser aprobados o suspendidos, es decir ser promovidos o no a un nivel superior (pasar de curso) o ser “acreditados” (recibir un título o certificado escolar).

  6. 06/06/2013 1:14

    EXCELENTE INFO ME SIRVIO DE RETROALIMENTACION ES UN TEMA MUY IMPORTANTE QUE COMO PERSONAS INMERSAS EN EL ASPECTO EDUCATIVO DEBERIAMOS TENER CLARA, AMBOS CONCEPTOS SON IMPORTANTISIMOS EN EL PROCESO E-A Y SOBRE TODO DEBEMOS SABER DIFERENCIARLOS ¿NO CREEN?

  7. paola permalink
    30/04/2014 7:57

    hola me pueden decir las finalidades y la importancia de la acreditación ?

Trackbacks

  1. Competencias y filosofía « carbonilla
  2. Más sobre evaluación « carbonilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: